08/9/19

Primer curso de Constelaciones Estructurales Jurídicas en Brasil

Se está celebrando estos días la primera formación de “JUSTIÇA DE OLHOS ABERTOS. Como decidir mais e melhor para todos” (JUSTICIA DE OJOS ABIERTOS. Como decidir más y mejor para todos), donde Guillermo ha impartido un módulo de Constelaciones Estructurales y las diferentes formas de aplicación de las mismas en el poder judicial.

Este curso se ha realizado de la mano de ONUKISAN Instituto Desenvolvimento Humano y el Tribunal de justicia de Alagoas.

La introducción de las constelaciones estructurales en el poder judicial es algo totalmente innovador, y un complemento muy poderoso para que las personas que trabajan en él se lleven una nueva forma de lenguaje para mejorar la toma de decisiones.

Ha sido una formación pionera para todo Brasil, que va a repetirse el año que viene para todo el poder judiciario de aquel país. Los jueces, magistrados y abogados allí presentes señalaban la necesidad de tener una herramienta más objetiva que pueda apoyar los procesos a los que se enfrentan.

Uno de los asuntos más determinantes que salió es el lugar que tienen que tener las constelaciones en todo el proceso: donde situarlas, para que pueden servir, quien debe ser el encargado de llevarlas a cabo,

Los participantes estuvieron muy interesados y vieron el poder que tienen las constelaciones estructurales de proporcionar herramientas objetivas, profesionales, y éticas. Este último asunto estuvo muy presente a lo largo de todas las jornadas.

En el siguiente vídeo puedes conocer más de lo acontecido en el curso.

08/9/19

Profesionales con propósito: Un impacto en nuestra realidad

“Profesionales y organizaciones con propósito” nació como un proyecto querido y largo tiempo gestado en nosotros, Chus Sanz y Guillermo Echegaray, a partir de nuestro trabajo como consultores y coaches con personas, grupos y organizaciones. Después de muchas entrevistas, charlas y sesiones de coaching y consultoría, cada vez se iba haciendo más claro en nosotros que  lo que diferencia una actuación de otra, la credibilidad de un líder de otro, la posibilidad de que un proyecto realmente marque una diferencia o un equipo definitivamente se implique en realizar cambios o encontrar nuevas posibilidades de actuación, tiene que ver con el lugar interno desde el cual esa persona actúa, se compromete o responsabiliza.

¿Cómo llegar a ese lugar y cómo elevar el nivel de conciencia de esas personas o grupos para que ese lugar sea cada vez más verdadero, más auténtico, más alineado con lo que la persona u organización está buscando? La pregunta la llevábamos con nosotros porque algo que teníamos claro es que eso no tiene que ver únicamente con una respuesta mental, con una receta más o menos fácil. Significa un compromiso con la verdad de uno mismo, con su propia autenticidad y con ser capaz de trabajar por objetivos mayores de los que estamos acostumbrados.

Así, se nos ocurrió lanzar la experiencia “Profesionales con propósito”. Sí, se trataba de una experiencia. Porque solo haciendo experiencia de conectar con nosotros mismos, podemos llegar a ese “lugar interno”. Nos guiaba aquella frase del famoso físico David Bohm que en cierto momento señaló: “Si juntas a un grupo de gente y rompes los límites que los separan, se crea una inteligencia superior que es más grande que la suma de las inteligencias individuales de cada uno de ellos”.

Pero, ¿Cómo romper esos límites? ¿Cómo crear un contexto en que seamos capaces de dejar a un lado nuestras barreras? La respuesta se nos hizo patente: “En la naturaleza”. Todos sabemos que cuando estamos en un entorno natural nos es más fácil dejar a un lado nuestras posturas, nuestros tics habituales y presentarnos tal como somos, en nuestra humanidad más profunda. Y así, nos fuimos a Tilcara, en Argentina, una especie de desierto rodeado de montañas de colores, donde conectamos con la tierra, con el aire, con el agua y con nosotros mismos. Y, de esa forma, las más de 25 personas que allí estuvimos, conectamos con nuestro propósito: con aquello que nos sentimos llamados a llevar adelante en nuestra vida profesional y en nuestro trabajo.

No se vaya a pensar que se trataba de iluminaciones o revelaciones especiales o misteriosas: al fin y al cabo, se trata de hacer lo que tenemos que hacer pero “desde otro lugar”.  Porque, al menos para mi, el mejor propósito o la mejor sabiduría es la que expresa este koan: “El sabio no duerme porque debe o porque quiere; el sabio duerme porque tiene sueño”. Así de simple pero así de difícil. Porque son muchas las cosas que nos sacan de nuestra verdadera humanidad.

Lo curioso es que, cuando a las personas se les pone en contacto con su propósito, surgen las mejores inspiraciones y aspiraciones. De modo que, a partir de Tilcara, “Profesionales con propósito” se convirtió en movimiento: replicamos la experiencia con el equipo directivo de Cinfa y surgió “Organizaciones con propósito”. Y después, de nuevo, en Brasil y en Cataluña y cada uno de los que estuvo en esos encuentros fue haciendo sus experiencias de aportar propósito y el movimiento sigue creciendo.

El mundo actual vive una crisis de sentido notable. Lo “líquido” de nuestra sociedad hace que las estructuras caigan y las personas no sepan en qué apoyarse. Por eso, trabajar por el sentido y el propósito se vuelve primordial. Pero nuestra manera particular de enfocarlo nos lleva a que esa búsqueda del propósito no puede quedarse en un proceso interno de encontrar sentido a la vida: debe crear un impacto en lo social y lo colectivo. Debe llevar a acometer el trabajo y la profesión de otra manera. En definitiva, debe contribuir, en la medida en que cada uno pueda, a transformar la realidad.